Las putas procesiones católicas

Posted in Por la calle with tags , , on mayo 26, 2008 by La Quinta Elementa

¿Por qué carajo yo, apóstata y atea, tengo que pagar 75€ por recuperar mi coche, que se ha llevado la grúa porque estaba estacionado correctamente en la calle por donde hoy pasaba la puta procesión del Corpus Christi?  ¿Por qué el Ayuntamiento de este pueblo obliga al menos una vez al mes a que nos tengamos que levantar un domingo a mover nuestros vehículos -siempre los mismos porque siempre pasan por las mismas calles- para que cuatro pelagatos (que no hay más) se pongan a pasear una figura de madera?  Como si este pueblo de paletos en que vivo se destacara por la cantidad de aparcamientos que hay.  Como si en este pueblo de paletos sólo hubiera católicos.  Ahora resulta que no me voy a poder ir de vacaciones en agosto dejando mi coche en la puerta de mi casa porque como el día 15 habrá otra procesión de los cojones, si no retiro el coche para que puedan pasar bien anchitos el cura y su media docena de vejestorios y ponipayos trajeados, me lo lleva la grúa.  No te jode…

Ojalá les caiga en todas el chaparrón que ha pegado hoy y así se ahoguen y/o se pudran todos los santos.  Se vayan todos a tomar por culo, con Rouco Varela el primero enarbolando un cirio bien gordo, con el que me gustaría trinchar a Ratzinger Z y a toda la banda de católicos hipócritas que lo secundan, profesionales o laicos…

Pienso recurrir la multa, por supuesto… entre otras cosas, porque la señal de “no estacionar” en el día y hora indicados, estaba entre dos contenedores de basura… como para verla desde el coche.  Pero es que también, parece ser que para ser municipal en esta aldea, tienes que tener 60 o menos de C.I., como el Alcalde, vaya.

Transporte público… una tortura

Posted in Por la calle with tags , , on abril 13, 2008 by La Quinta Elementa

Me saca de mis casillas tener que viajar en transporte público.  Yo quiero no contaminar y todo ese rollo solidario de dejar el coche en casa y usar el autobús, el tren o el metro.  Pero me niego en redondo hasta que los usuarios se eduquen.  En un lugar donde viajan decenas de personas encerradas por obligación en el mismo espacio durante un período de tiempo que siempre se hace más largo de lo deseado… NO SE PUEDE COMPORTAR UNO COMO SI ESTUVIERA EN SU CASA.  Pero la gente lo hace.  Habla a gritos por el teléfono móvil, habla a gritos con sus compañeros de viaje, pone la música de su mp3 o de su p*** móvil a toda pastilla para que todos sepamos la mierda de música que escucha… ¿No se dan cuenta de la impresión de maleducados, groseros, zafios o analfabetos que ofrecen?  Y para colmo exhiben ese comportamiento con orgullo, cuando lo que dan es un asco y una vergüenza espantosa.

Los niños… los niños sólo por serlo ya tienen derecho a dar por culo

con sus llantos y berrinches; sin embargo los padres se olvidan de su obligación de educarlos para comportarse en sociedad.  Y el transporte público es estar en sociedad.  Y luego las señoras de cincuenta y tantos con un móvil en la mano llamando a sus amigas… ¿no se dan cuenta de que me importa un carajo su vida y que no tengo por qué enterarme de sus miserias ni sus dolores?  Ya es un coñazo infame tener que aguantarlo en la sala de espera del médico, como para que también lo vayan contando a los cuatro vientos en el autobús.  Y luego tenemos, cómo no, a los ponipayos con su reggetón de los cojones a todas horas en todas partes a todo volumen… Lo siento pero no.

No pienso dejar mi coche hasta que la gente se conciencie de que ir en transporte público supone un mínimo de educación y civismo… eso que desde hace un tiempo no se enseña en casa, que es donde se tiene que aprender.

Adiós a la Sicilian…

Posted in En casa with tags , on abril 7, 2008 by La Quinta Elementa

Me saca de mis casillas que Pizza Hut haya dejado de hacer la Sicilian sin dar una explicación a sus acérrimos consumidores, entre las que me incluyo.  ¿Con qué derecho y con el permiso de quién?  No se puede llamar un día a tu Pizzahut más cercano y que la ponipaya de turno te diga, primero que al mediodía no tienen servicio a domicilio y para rematar la faena, que ya no hacen la Sicilian… peroperoperoperopero… ¡¿cómo puede haber gente en el mundo que todavía crea que no estamos en un momento crítico para la raza humana?! Es un hecho deleznable que debería tener consecuencias inmediatas: boicot.  ¿Creen que voy a seguir pidiendo pizzas medianas (del tamaño que antes eran las pequeñas) de esa chorrada llamada pan-pizza?  Ja!  Ni de coña, ahora que he descubierto el Chacabuco… con una de sus pizzas come una familia del Opus Dei durante una semana.

Me importa un cuerno todas esas promociones ratoneras que sacan… lo único que vale la pena es el servicio a domicilio y lo han restringido a unos días a la semana por la noche (tiempo de espera una hora mínimo) y esa maravillosa masa de pan de ajo… ¡A la mierda!  A mis gatos pongo por testigos de que no volveremos a llamar a Pizza Hut hasta que no vuelva la Sicilian… (música de “Gone with the Wind”)

Buscar un nombre original

Posted in En internet with tags , , on abril 5, 2008 by La Quinta Elementa

Algo que me saca de mis casillas es tener que buscar un nombre original cada vez que me da la chinada de empezar con alguna historia nueva en internet… un blog, un nick para un foro, una nueva cuenta de correo, una nueva contraseña.  A veces pasan hasta 20 minutos antes de que me canse de pensar en ese nombre espectacular y original que hará que mi nick, mi blog, mi lo que sea no esté ya registrado y además sea tan original que todo el mundo se fije en él… Ah, ¡porca miseria!  Siempre los chulos ya están pillados y al final acabo poniendo los mismos nicks, los mismos nombres…  mi ego nunca se ve satisfecho, siempre soy de las mediocres, de las del montón.  Pero, no… he decidido que voy a abrir este espacio para ser “diferente” y ser tan “guay” como todos los que ya tienen un blog o un espacio como éste… porque yo lo valgo 😉